sábado, 7 de julio de 2018

After Anna Todd Movie CAMBIO DE PLANES




El otro día, a falta de una semana de comenzar la grabación oficial de la película, Julia, la que iba a ser nuestra Tessa subió esto a su instagram, confirmando su retirada del proyecto y dejando de seguir cualquier cuenta fandom relacionada con After, incluida la de Anna Todd.

No sabemos el porqué, y recordaréis por la entrada anterior, que a mi ella en un principio me pareció una buena opción para Tessa, una vez caracterizada yo me la podía imaginar y se quedaba bien.
Llegó incluso a probarse tonos de rubio.
Pero no sabemos que ha pasado...


Ese mismo día, Anna Todd y más gente del equipo de la película, comenzaron a seguir a Josephine Langford, lo que desató las alarmas entre los fans, que dimos por hecho que ella sería la nueva Tessa Young. A falta de confirmación, creo que está bastante claro que ella es la nueva elegida.

Resultado de imagen de josephine langford

Y dejadme deciros que NO PUEDO ESTAR MÁS CONTENTA
Me encanta, mucho más de Julia, no sé, la veo más Tessa. Y me encanta su pelooo

Y algo muy importante, desde mi punto de vista hace mejor pareja con Hero mil veces❤️❤️❤️❤️❤️❤️

Pero bien, ¿quién es esta chica? ahí van datos que necesitáis saber.

1. Tiene 20 años.

2. Es australiana. (Como Indiana Evans, la chica que inspiró a Tessa)

3. Hizo una aparición en la película "7 Deseos".

4. Es hermana de Katherine Langford, Actriz que da vida a Hannah Baker en "13 Reason Why".


domingo, 3 de junio de 2018

AFTER ANNA TODD - ACTORES ADAPTACIÓN


Ya era hora por dios, que nos tenían en runa incertidumbre desde 2014, cuando anunciaron el proyecto de la película!

En serio, ha sido un largo camino hasta aquí, porque no se si os habéis dado cuenta pero estamos en 2018, que los que nos leímos los libros al día llevamos ya cuatro largos años esperando...

Y los que vayáis a decir que si el libro es machista, que si tal que si cual… ABSTENERSE.

Resultado de imagen de really gif

Me lo he leído. Sé cómo es. TRANQUILOS, soy perfectamente consciente de la caca de la vaca que se viene. Que Hardin es gilipollas y Tessa medio lela lo tenemos todos asumido, así que bitch please, a otra cosa mariposa, please .Yo la quiero ver, o sea que sí, que tengo muchas ganas no sé por qué, ni me voy a parar a averiguarlo.

Iré al cine de mi pueblo con una amiga, que ya lo tenemos hasta habado y todo, porque las dos estamos igual de colgadas. Tenemos preparadas ya desde hace cuatro años las gabardinas, las gafas de sol y los sombreros para dejarnos caer por ahí.

Resultado de imagen de incognito gif



LA COSA SE MUEVE SEÑORES

Yo me pensaba que esto iba a quedar en el olvido máximo, después de tantos follones y tantas filtraciones falsas, pero, ¡parece que avanzamos!
En fin, aquí os presento a mis amiguis  


Julia Goldani dará vida a Tessa.

Resultado de imagen de julia goldani

Resultado de imagen de julia goldani

Julia Goldani Telles​ es una actriz estadounidense y bailarina de ballet. Es conocida por sus papeles como Whitney Solloway en la serie de Showtime The Affair y Sasha Torres en la serie de ABC Family Bunheads.Fecha de nacimiento18 de marzo de 1995 (edad 23 años), Los Ángeles, California, Estados UnidosEstatura1,7 m





Hero Fiennes Tiffin dará vida a Hardin




Resultado de imagen de Hero Fiennes Tiffin


Es un actor inglés mejor conocido por su papel de Tom Riddle , de 11 años , la versión joven del antagonista Lord Voldemort (interpretado en las películas de su tío, Ralph Fiennes ), en Harry Potter y el Príncipe Mestizo , la sexta entrega de las películas de Harry Potter .También jugó el papel de "Charlie más joven" en la película basada en la guerra Private Peaceful.

Fecha de nacimiento: 6 de noviembre de 1997 (edad 20 años), Londres, Reino Unido


A ver, camaradas, internautas amigos míos... son un 10.
Son un 10 y punto, se nota que la autora ha estado en cada fase del proceso y que ha tenido relación con la elección de los protagonistas, porque es que están hasta bien elegidos, sinceramente, para mi fue una sorpresa total porque yo ya no tenía ni miedo porque daba por hecho que la iban a cagar, pero NO.

Que al principio me chirriaron... pues no te digo que no, pero conforme los voy mirando... pues eso que son perfectos y que tengo más ganas todavía de ver la peli. Ojalá no lo hagan con tanta tranquilidad como el resto del proceso.

Lo primero que pensé fue que Hardin parecía un bebé. Un bebe, peri luego claro, te das cuenta que realmente tiene 21 años, que es la edad de Hardin (more or less) y es qu ele fui encajando la cara en el personaje MUY FUERTEMENTE. Así que si se peta un poquito más y se deja el pelo más largo, porque todas sabemos que Hardin tiene rizitos... pues eso... un 10. ¿Qué más voy a decir?

Y ella, pues cuando la tinten de rubia pues igual, tiene cara de dulce o sea que  otro clavo.

Resultado de imagen de cejas gif

martes, 22 de mayo de 2018

Reseña "Príncipe roto" - Erin Watt EN FRASES


Resultado de imagen de principe roto

  • Nº de páginas: 288 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: OZ EDITORIAL
  • Lengua: CASTELLANO
  • Secretos. 
  • Traición.
  •  Enemigos.
  •  El mundo de los Royal se viene abajo. Reed Royal lo tiene todo: es guapo, está forrado y es popular. Las chicas hacen cola para salir con él, y los chicos sueñan con ser él. Pero a Reed solo le importa su familia... hasta que Ella Harper llega a su vida. El odio que siente hacia la joven se convertirá en un sentimiento completamente distinto... Reed quiere a Ella. La necesita. Sin embargo, un estúpido error hará que todo su mundo se desmorone. Ella no quiere estar con Reed. Dice que se destruirán el uno al otro. Y tal vez tenga razón... SI REED QUIERE RECUPERAR A SU PRINCESA, TENDRÁ QUE DEMOSTRAR QUE ES DIGNO DE ELLA.

Hago cuentas mentalmente. 
—Eso significa que a Ella le quedan como dos mil, ¿verdad?
 —¿Ella? —Frunce el ceño—.
 ¿Qué ha pasado? 
—Creo que se ha ido


Entonces, me asesta un golpe en el pecho y se deshace de mí. Ella abre la puerta de un tirón antes de que pueda alcanzarla. 




—A veces siento como si esto fuese un plan ideado por Dinah y Brooke. Como si nos hubiesen separado y hubiesen decidido destruirnos, uno a uno. También a Steve. 
—Reed niega con la cabeza—. Parece una locura cuando lo digo en voz alta. 



—¿Voy a tener que preocuparme por ti cuando te marches a la universidad? —pregunto nerviosa. 

—No. —Apoya una mano sobre mi rodilla y me aprieta—. El chico de Val quiere intentar un montón de cosas, pero yo ya… 
Se detiene para buscar las palabras correctas.
—No quiero que lo que voy a decir sobre tu padre suene mal, pero Steve tuvo a todas las mujeres del mundo y ninguna lo hizo feliz. No necesito acostarme con muchas mujeres para saber lo que quiero. 




—Tú eres la única chica a la que he prometido algo —respondo con brusquedad. 
—Hazme una promesa ahora mismo.
—Por ti, prometería cualquier cosa. 
—Prométeme que nunca te andarás con rodeos conmigo. Que si te arrepientes de estar conmigo, me lo dirás.
Me giro y me coloco sobre ella. Luego, le sujeto las manos por encima de la cabeza y digo: 
—Te prometo lo siguiente: nunca me arrepentiré de un solo segundo que pasemos juntos.   



Esta semana, en Educación Física, mi ropa interior desapareció y tuve que ir sin ella durante el resto del día. Cometí el error de contárselo a Reed y él me arrastró a un aula de Música para «verlo con sus propios ojos». 



—¿Me estás diciendo que ya no te pongo cachonda? 



—¿Entonces no te importará que tenga algo con otra persona? Que bese a otra chica. Que otra chica me toque. 
Casi vomito sobre la alfombra de color crema. Me obligo a respirar por la nariz. Y a mentir. —Sí. Siento el peso de su mirada durante lo que parece una eternidad. Quiero lanzarme a sus brazos y rogar que se quede, pero, por el bien de mi propia supervivencia, mantengo la cabeza gacha y los pies plantados en el suelo. 
—No, no es cierto —murmura Reed en voz baja—. Estás dolida y me alejas de ti, pero no pienso rendirme.



—Significa que el resto de los tíos tienen que mantenerse lejos de ti. Eres mía. —Con impaciencia, la coloco sobre mi regazo—. Quiero solucionar todos tus problemas. Quiero hacer que Jordan te deje en paz. Quiero que Brooke desaparezca de nuestra vida. Quiero que todo sea perfecto, brillante y hermoso para ti. 
—¿Desde cuándo eres tan romántico? —pregunta en un tono de burla. 
—Desde que te conocí. 



—Haría cualquier cosa. Dime qué necesitas. 

—A ti. Solo te necesito a ti. Siempre has sido tú. 



domingo, 6 de mayo de 2018

Primer capítulo BRAVE Jennifer L.Armentrout ESPAÑOL y PDF en inglés

Resultado de imagen de BRAVE jennifer l armentrout

Ivy Morgan no se ha sentido como ella misma últimamente. No es como si alguien la pudiera culpar.  Después de todo, ser cautiva por un príncipe Fae loco y determinado a abrir las puertas del otro mundo va a dejar cicatrices. 

Es más que eso, sí. Algo oscuro y maliciosos se está expandiendo por Ivy, más poderoso de lo que ella pudiera imaginar... y está en el medio de ella y el hombre de quien se enamoró, un miembro elite de la Orden, Ren Owens. 

Ren haría todo para mantener a salvo a Ivy. Lo que sea. Pero cuando toma una opción que altera la vida de ella, los resultado de su acto tienen más consecuencias que la amenaza de destruir sus vidas. Si Ivy tiene alguna esperanza de sobrevivir esto, debe dejar de lado el dolor y la traición que siente, y trabajar no solo con aquellos a quienes ama, pero con un enemigo al que preferiría matar que confiar. La guerra está viniendo y pronto se vuelve claro que lo que Ivy y Ren creían acerca de la Orden, de ellos mismos, e incluso de sus enemigos, no ha sido nada, excepto un pedazo de peligrosas y mortales mentiras. Ivy sabe que debe ser más que valiente para salvar a quienes ama- y, en última instancia, salvarse a sí misma. 

Porque detrás de todo malvado Príncipe fae, hay una Reina...



Sé que tenéis ganas de leerlo, yo os entiendo, también sufro por el mono de Ivy y Ren (Y TINK) que tengo desde que terminé el segundo libro. Al menos esa espera era sobre llevable porque sabía que lo podría disfrutar en español, porque enserio, no me habéis visto leer en ingles, voy a página por hora.
Pero en este caso la editorial Titania, que es la que publica los libros en español -con portadas horribles- no ha dado señales de vida y el libro salió ya en diciembre del año pasado...

Nos toca sufrir camaradas. En cuanto lo consiga descuidad que lo pondré en el blog, pero no sé cuando será eso...
Pero no me olvido tranquilos jajajaja, cómo voy a olvidarme de ellos dos, vosotros sabéis de mi "pequeña obsesión" con JLA, osea que tengo tantas ganas de leer esta saga como la que  más. Y sufro. Mucho.

Igual de mal se me da leer en inglés como traducirlo, así que perdonadme por que el texto seguro que está lleno de erratas, pero lo que hecho lo mejor que he podido :)))

Aquí tenéis el primer capítulo de la Saga Wicked/ Cazadora de hadas. Y crucemos los dedos para tener pronto el libro.

!!!!!!Titania te necesitamooos!!!!!







CAPÍTULO 1


La habitación estaba tan oscura que no pude distinguir nada más allá de la tenue y plateada luz de la luna que se filtraba entre la grieta de las gruesas cortinas. El aire estaba quieto y rancio.

Pero sabía que no estaba sola.

Nunca estuve sola aquí.

Incorporándome, miré la oscuridad. Noté el frío del metal de la cadena en mi cuello mientras deseaba que mi corazón  disminuyera la velocidad, pero los golpes contra mis costillas aumentaron hasta que la presión se apoderó de mi pecho.

No puedo respirar.

No puedo respirar con esto…

Algo se movió cerca de la cama.

No vi nada, pero sentí una ligera agitación en el aire. Mi corazón se sacudió en mi garganta cuando cada músculo de mi cuerpo se tensó. Ahí. Una sombra borró la delgada franja de luz de la luna.

Él estaba aquí.

Oh Dios, él estaba aquí, y no había forma de salir de esto. No había nada que pudiera hacer. Este era mi futuro, mi destino.

Me dolía el estómago hinchado cuando me moví, presionando mi espalda contra la cabecera. La cadena se sacudió de repente, tirándome hacia un lado. Mis manos volaron. Me agarré a la cama, pero no sirvió de nada. Un grito estalló, rápidamente perdido entre las sombras de la habitación. Lanzado hacia adelante, fui arrastrado a través de la cama, hacia él. Hacia ...

Abrí los ojos mientas me levantaba bruscamente, casi cayéndome de la cama. Me sorprendí en el último momento, arrastrando bocanadas de aire fresco que estaba ligeramente perfumando y me recordaba a los otoños en el norte.

Inmediatamente, empujé el revoltijo de rizos de mi cara y escaneé la habitación, deteniéndome en la ventana. Las cortinas estaban echadas hacia atrás, tal como las había dejado antes de irme a dormir. La luz de la luna caía, fluyendo sobre el sofá pequeño y el salón. El entorno y el olor eran familiares. Un dulce alivio golpeó mis venas al verlos.

Pero tenía que estar seguro de que lo que acababa de experimentar había sido una pesadilla y no mi realidad. Que el príncipe todavía no me tenía cautiva, que estaba empeñado en impregnarme para cumplir una profecía increíble que abriría todas las puertas del Otro Mundo.

Lentamente, puse mi mano en mi estómago.

Definitivamente no estaba hinchado.

Definitivamente no estaba embarazada.

Entonces eso significaba que definitivamente no estaba en casa con el Príncipe.

Levanté una mano temblorosa, arrastrándola por mi cabello. Ha sido solo una pesadilla, una pesadilla estúpida. En algún momento, tendría  que acostumbrarme a ellas. Eventualmente dejaría de despertar presa del pánico.

Tenía que hacerlo.

Mi estómago se revolvió, retorciéndose mientras respiraba  una profunda bocanada. Hambre. Tenía hambre. Pero ignorar el ardor de mi estómago me había funcionado hasta el momento.

Exhalando bruscamente, apoyé mis manos en la cama y tragué saliva. Ahora sí que estaba completamente despierta. Al igual que la noche anterior, y la anterior, y la anterior a esta…

Detrás de mí la cama se movió y una voz profunda y adormilada dijo - ¿Ivy?

Los músculos de mi espalda se tensaron. No miré hacia atrás mientras intentaba liberar las piernas  de la manta. El calor encendió mis mejillas. – Lo siento, no quería despertarte.

- No te disculpes. El sueño se despejó de su voz y la cama se movió una vez más y supe sin haber mirado que Ren se estaba sentando. – ¿Está todo bien?

- Sí. Me aclaré la garganta. Me lo había preguntado un millón de veces. ¿Está todo bien? Y la segunda pregunta más popular. ¿Estás bien?

-Sí, solo…me he despertado.

Pasó un momento.

-Pensé que te había escuchado gritar.

Maldición.

El calor que se extendía por mi cara se intensificó.

-Yo…yo no creo que esa fuera yo.

El no respondió de inmediato. – ¿Estabas teniendo una pesadilla?

Estaba segura que ya sabía la respuesta a esa pregunta, lo que significa que debería de ser más fácil de admitir. Además, una pesadilla no era gran cosa. Demonios, Ren de todas las personas entendería si estuviera experimentando un episodio de Estrés Post Traumático para acompañar el plato principal de las Cosas Estaban algo jodidos ahora. Especialmente desde que él también hubiera tenido un enfrentamiento con el Prince y su alegre banda de faes psicóticos.

Pero por alguna razón no podía admitir que estaba teniendo pesadillas, que a veces cuando me despertaba pensaba que todavía estaba en esa casa, encadenada a una cama.

Ren pensó que yo era valiente, y lo fui, pero en momentos como estos, yo. . . No me sentía valiente en absoluto.

-Estaba durmiendo. Le susurré, dejando escapar una respiración superficial. - Deberías volver a dormir. Tenemos cosas que hacer mañana.

Ren estaba dejandoque yo llamara al Hotel Good Fae para ver si podían ayudar a localizar el Cristal súper especial. Originalmente, este Cristal pertenecía al Buen Fae-el fae de Verano. La Orden se lo había quitado y luego Val se lo había robado a la Orden, y ahora el Príncipe lo tenía.

Sin el Cristal, no podríamos encerrar al Príncipe en el Otro Mundo.

-Ivy, cariño…La voz de Ren se suavizó mientras él puso una mano en mi brazo. El contacto me sacudió. – Háblame.

- Te estoy hablando. Me alejé, resbalándome la cama. En el momento en que mis pies tocaron el suelo, comencé emocionante. El vacío en mi estómago creció. - Creo que voy a entrenar.

-¿A las tres de la madrugada?

Sonó incrédulo, y no podía culparlo por eso. Hacer ejercicio en el medio de la noche parecía extraño.

-Sí, me siento inquieta. Acostarse junto a Ren en este momento, cuando sentía el estómago como lo hacía y con la cabeza donde estaba, no era una opción.

Las palabras de Faye de la noche en que ella me ayudó a escapar del Príncipe tomaron el momento oportuno para recorrer mis pensamientos. Y si lo sigues  alimentando, te volverás adicta. Probablemente ya lo seas.

Ren sabía sobre las alimentaciones, sobre el hecho de que podría haber matado a alguien, pero no me culpó. Incluso creyó que no le haría daño. Que no cedería a la parte de mí que se había despertado mientras estaba cautiva, la parte de mí que era fae y ahora sabía cómo alimentarme y cómo podía hacerme sentir.

 Y qué fácil fue.

Ren confió en mí, pero yo no. No podía permitirme creer en nada en este momento, porque nunca me perdonaría a mí misma si algo le ocurría a Ren o a otros. Mi boca se secó cuando mis manos se abrieron y cerraron inútilmente.

-¿Ivy?. Al darme cuenta de que me había perdido en mi cabeza, parpadeé rápidamente y me enfoqué.

-¿Has visto el gimnasio que tienen en el sótano? Incluso me está motivando subir a una cinta a estática.

Por supuesto que había visto el gimnasio. Ren no tenía el cuerpo que tenía sin levantar todo, conocía de cerca y personalmente al gimnasio.

-En lugar de ir al gimnasio a las tres de la mañana, ¿por qué no vuelves a la cama?- Preguntó. -Podemos ver algo en la tele, seguro que te has perdido algunos episodios de The Walking Dead.

Me había perdido un montón de episodios de mi show de zombies favorito, que apestaba, porque cada vez que lo veía a Tink  me lo spoileaba todo. Lo mismo que con Supernatural. Una dulce, casi amarga ola de sed anhelante me golpeó en el estómago, anulando temporalmente las sombras que permanecían en el fondo de mi mente.

Quería volver a tumbarme en esa cama, acurrucarme con Ren y quedarme dormida en sus brazos, escuchando a Rick Grimes, volver al Rick-tator  de Walking dead que todos conocemos y amamos. Eso sería lo normal, y Dios sabe que quería volver a ser normal, mucho, lo quería mucho y por mucho tiempo.

Fue por eso que me inscribí en la universidad a pesar de que ya tenía una carrera. Bueno, tenía una carrera en la Orden. ¿Quién sabía ahora? Pero anhelaba saber cómo era despertar e ir a la escuela o al trabajo sin preocuparse por morir en el trabajo o descubrir que mis compañeros de trabajo habían sido asesinados. Ser normal significaba ir a restaurantes y al cine. Permanecer viva sin preocuparse cada segundo del por ser el posible e inminente fin del mundo. Ser normal significaba que mi mejor amiga no había terminado siendo una perra traidora y muriendo por sus acciones y elecciones. Ser normal estaba tan subestimado. La lámpara de la cama se encendió sin previo aviso. La luz inundó la habitación, llegando hasta donde estaba parada. Algún instinto extraño volvió a la vida. No sabía por qué, pero no quería que me vieran en este momento. Me alejé de la luz, pero en el momento en que mi mirada se encontró con esos ojos verdes, me congelé. Ren Owens era. . . bondad, era hermoso de una manera salvaje. Me recordó a los otoños en el norte de Virginia, todos dorados y cobrizos. Su cabello era un desastre rojizo que caía sobre su frente y rogaba que lo cepillaran. Las pestañas gruesas y pesadas que sin duda envidiaba enmarcaban sus deslumbrantes ojos. Sus pómulos eran amplios y estaban unidos por una mandíbula dura y cincelada. La nariz de Ren estaba torcida, y de alguna manera eso aumentaba la belleza de su rostro. Tenía un par de labios exuberantes que por lo general estaban inclinados en una sonrisa, y cuando sonreía, le aparecían unos  hoyuelos profundos. Esas esquinas ahora eran rectas, formando una línea sombría, y definitivamente sin  hoyuelos. Antes de que sucediera todo con el Príncipe, Ren había dormido sin camisa o desnudo y no habíamos podido separarnos. En serio. Incluso cuando nos lastimaron con nuestros cuerpos doloridos, no pudimos ignorar la chispa de química entre nosotros. Pero desde que volví, desde que nos reunimos, llevaba una camisa en la cama, junto con boxers o pantalones para dormir. Todo lo que habíamos hecho fue  besarnos. Tres veces para ser exactos, y eran besos castos, dulces que sabían a una necesidad más profunda y prohibida. Creo que las pesadillas explicaban por qué Ren estaba durmiendo vestido, porque esas pesadillas comenzaron la primera noche y todas las noches se habían producido después de eso. Y esas pesadillas parecían premoniciones. Una advertencia de lo que estaba por venir, y no podía evitar esa sensación, ni siquiera cuando salía el sol y estaba rodeado de gente que no me había abandonado, que se preocupaba lo suficiente como para volver al infierno y sacarme de allí...

Reprimí un escalofrío.

-Por favor. Extendió una mano hacia mí. Mis ojos buscaron las vibrantes enredaderas tatuadas en su brazo que desaparecieron bajo la camiseta blanca que llevaba. - Vuelve a mí y quédate conmigo.

Mi respiración se detuvo alrededor del nudo que se expandía en mi garganta. Yo quería estar allí con él. Desesperadamente. Pero. . . Necesitaba espacio y necesitaba. . . No sé lo que necesitaba. Simplemente no podría estar aquí.

-Tal vez más tarde.- Le dije, finalmente moviéndome. Me dirigí a la pequeña cómoda donde había guardado parte de mi ropa. La culpabilidad subió por mi garganta como bilis. - Si todavía estás despierto cuando regrese, podemos ver algo.

-No volviste anoche.-  Saqué un par de polainas.

-No pude volver a dormirme, así que no quería molestarte.

- Sabes que nunca me molestas. Nunca.- Hubo una pausa. –No  volví a dormirme. Te esperé.- Mantuvo un tono de paciencia en su voz. - Puedo ir contigo al gimnasio. Solo dame un minuto.

Dando la vuelta, vi que ya tenía las piernas fuera  de la cama.

-¡No!

Ren se congeló, sus ojos se abrieron un poco.

-¿No?

 Apreté los pantalones en mis manos.

-Quiero decir, no quiero que te levantes y sientas que tienes que hacerme compañía. Ya te he despertado. Deberías volver a dormir.

Sus hombros se elevaron en una respiración profunda. -No es gran cosa. Puedo ir contigo.

 Se levantó, levantando los brazos por encima de su cabeza y estirándose. -Podemos hacer una carrera en las cintas de correr -. Soltó los brazos. - Quien pierde tiene que ir a la cocina y robar la caja de beignets que han enviado todas las mañanas.

Mi corazón latía con fuerza mientras daba un paso hacia mí y luego hacia otro. La habitación no era muy grande, así que no tardó en estar frente a mí.

 - Solo necesito cambiarme. O podría ir así, ¿Qué piensas?, Bromeó con una pequeña sonrisa. - Puede que no sea la carrera más cómoda.

  La sangre zumbó en mis oídos cuando mi mirada se posó en su boca. Mi estómago se hundió cuando Ren tomó uno de mis rizos. Jugó con él y lo dejó ir. Era su pasatiempo favorito, y luego, si todo estuviera  bien, bajaba los labios a los míos. La anticipación se arremolinaba cuando un fuerte escalofrío recorrió mi espina dorsal. Un calor agradable invadió mis venas. Pero, ¿quería besarlo? O. . . ¿Quería alimentarme de él?

El hecho de que tuviera que preguntarme eso era aterrador. Di un paso atrás y tropecé con la cómoda, traqueteando. Ren se quedó quieto como una estatua. El silencio lleno el espacio entre nosotros mientras lo miraba con los ojos muy abiertos.

-No voy a hacerte daño, Ivy. ¿Lo sabes bien? Estás a salvo conmigo. Siempre.

Oh Dios, ¿creía que estaba preocupado de que me lastimara él a mi? Por supuesto que lo estaba. ¿Cómo podría culparlo por pensar eso cuando estaba tan nerviosa como un fanático del café cuando estaba él se acercaba a mí? Mi cara ardió mientras miraba hacia otro lado.

-Sé que no me harías daño. Lo siento ...

-Deja de disculparte, Ivy. Maldición. Solo deja de decir que lo sientes.

Abrí la boca y la cerré cuando me di cuenta de que estaba a punto de pedirle disculpas otra vez.
Ren dio un paso atrás, dándome espacio. - No tienes nada por lo que disculparte

¿No? Sentí como si hubiera una lista tan larga como mi brazo para disculparme, empezando por el hecho de que no había reconocido al Príncipe enmascarado como Ren desde el principio. Y había más, Dios, había mucho más, y cuando mi cabeza corría en un millón de lugares diferentes, era difícil recordar que Ren no tenía nada de esto en mi contra. ¿Pero cómo no podría? ¿Cómo podía dormir como lo hacía por la noche? Quería preguntarle cómo se estaba enfrentando a esto, porque él también había sido capturado. Había sido alimentado y alimentado de la peor manera, y había existido esta mujer feérica. Breena. Ella había afirmado que ella y Ren. . . Ella dijo mucho cosas, pero sabía que si algo de eso era cierto, Ren no lo había hecho por voluntad propia. La rabia reemplazó el calor. Quería sacarle los ojos de nuevo, y lo planeé. Justo antes de que la matara. Despacio. Lentamente.

Ren me estaba mirando de una manera que me hizo sentir que me leía la mente, y si ese era el caso, entonces probablemente no le gustaría lo que veía. Sus hombros se tensaron y luego exhaló bruscamente.

-Está bien.

El alivio me recorrió. Su mirada parpadeó sobre mí, y pensé que él podría haber visto la forma en que mi postura se aflojó cuando él  retrocedió.

Su mandíbula se apretó. -Te estaré esperando.


Sabía que lo estaría. Y sabía que en el fondo se daba cuenta de que no tenía sentido.


FIN